1 Usuario online
Total visitas: 1646

 
Rosario de Maria para la Nueva Era
 
Señal de la Cruz
 
Los misterios Gloriosos: El cuarto rayo: Viernes
 
Una llama es activa,
una llama es vital,
una llama es eterna.

¡YO SOY una llama divina de radiante amor
desde el corazon mismo de Dios en el Gran Sol Central,
que desciende del Maestro de la vida!

YO SOY el que esta saturado ahora con la suprema consciencia divina
y el conocimiento solar de los bienamados Helios y Vesta.

Peregrino en la Tierra, YO SOY quien camina diariamente
por la senda de victoria de los maestros ascendidos,
que me conduce a la eterna libertad

Por el poder del fuego sagrado hoy y siempre, manifestandose continuamente
en mis pensamientos, sentimientos y percepcion inmediata,
trascendiendo y transmutando todos los elementos de la Tierra
dentro de mis cuatro cuerpos inferiores
y liberandome por el poder del fuego sagrado
de esos focos de energia mal calificados dentro de mi ser.

¡YO SOY liberado ahora mismo de toda atadura,
a traves y mediante las corrientes de la llama divina
del fuego sagrado mismo, cuya accion ascendente me convierte
en Dios en manifestacion, Dios en accion,
Dios por direccion y Dios en consciencia!

¡YO SOY una llama activa!
¡YO SOY una llama vital!
¡YO SOY una llama eterna!
¡YO SOY una chispa de fuego que se expande
desde el Gran Sol Central, atrayendo hacia mi ahora todo rayo
de energía divina que necesito y que nunca puede ser calificada
de nuevo por lo humano, y me inunda con la luz
y la iluminacion divina de mil soles
para asumir la potestad y el gobierno supremo
por siempre dondequiera que YO SOY!

Donde YO SOY, ahi esta Dios tambien
sin separarme por siempre permanezco aumentando mi luz
con la sonrisa de su resplandor la plenitud de su amor,
la omnisciencia de su sabiduria y el poder de su vida eterna,
que automaticamente me eleva en alas de ascension de la victoria,
que han de retornarme al corazon de Dios de donde, en verdad,
¡YO SOY quien ha venido a cumplir la voluntad de Dios
y a manifestar vida abundante para todos!.
 
Padre nuestro que estas en los cielos,
Santificado sea tu nombre, YO SOY,
YO SOY tu reino venido
YO SOY tu voluntad cumpliendose
YO SOY en la Tierra como YO SOY en el cielo
YO SOY quien da hoy el pan de cada dia a todos
YO SOY quien perdona a toda la vida hoy, tal como
YO SOY tambien toda vida perdonandome
YO SOY quien aparta a todo hombre de la tentacion
YO SOY quien libra a todo hombre de toda condicion perniciosa
YO SOY el reino
YO SOY el poder y
YO SOY la gloria de Dios en eterna e inmortal manifestacion
todo esto, YO SOY.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
YO SOY, YO SOY, YO SOY
el aliento de fuego de Dios
desde el corazon de los amados Alfa y Omega
Este dia YO SOY el concepto inmaculado
expresandose donde quiera que voy.

Ahora YO SOY el que esta lleno de jubilo
porque YO SOY ahora la plena expresion del amor divino.

Mi amada YO SOY sellame ahora dentro del corazon mismo
del aliento de fuego de Dios en expansion
que su pureza, su integridad y su amor
se manifiesten donde quiera que yo este hoy y siempre.

¡Yo ACEPTO que esto se cumpla ahora mismo con pleno poder!
¡YO SOY esto cumplido ahora mismo con pleno poder!

YO SOY, YO SOY, YO SOY la vida de Dios expresando perfeccion
en toda forma y en todo momento.

Esto que pido para mi lo pido para todo hombre, mujer y niño de este planeta.
 
YO SOY la puerta que nadie puede cerrar
YO SOY la luz que ilumina a todo hombre que viene al mundo
YO SOY el camino
YO SOY la verdad
YO SOY la vida
YO SOY la resurreccion
YO SOY la Ascension en la luz
YO SOY el cumplimiento de todas mis necesidades y requisitos del momento
YO SOY abundante provision vertida sobre toda vida
YO SOY vista y oidos perfectos
YO SOY la manifiesta perfeccion del ser
YO SOY la ilimitada luz de Dios manifestada en todas partes
YO SOY la luz del Sanctasanctorum
YO SOY un hijo de Dios
YO SOY la luz en el santo monte de Dios.
 
Primer misterio Glorioso: La Resureccion
 
Padre nuestro que estas en los cielos,
Santificado sea tu nombre, YO SOY,
YO SOY tu reino venido
YO SOY tu voluntad cumpliendose
YO SOY en la Tierra como YO SOY en el cielo
YO SOY quien da hoy el pan de cada dia a todos
YO SOY quien perdona a toda la vida hoy, tal como
YO SOY tambien toda vida perdonandome
YO SOY quien aparta a todo hombre de la tentacion
YO SOY quien libra a todo hombre de toda condicion perniciosa
YO SOY el reino
YO SOY el poder y
YO SOY la gloria de Dios en eterna e inmortal manifestacion
todo esto, YO SOY.
 
 1 Pasado el sabado, al alborear el primer dia de la semana,
Maria Magdalena y la otra Maria fueron a ver el sepulcro.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 2 De pronto se produjo un gran terremoto, pues el Angel del Señor
bajo del cielo y acercandose, hizo rodar la piedra y se sento encima de ella.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 3 Su aspecto era como el relampago y su vestido blanco como la nieve. Los guardias
atemorizados ante el, se pusieron a temblar y se quedaron como muertos.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 4 El Angel se dirigio a las mujeres y les dijo: "Vosotras no temais,
pues se que buscais a Jesus, el Crucificado; no esta aqui, ha resucitado
como lo habia dicho. Venid, ved el lugar donde estaba.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 5 "Y ahora id en seguida a decir a sus discipulos: Ha resucitado
de entre los muertos e ira delante de ustedes a Galilea; alli le vereis".
"Ya os lo he dicho". Ellas partieron a toda prisa del sepulcro,
con miedo y gran gozo, y corrieron a dar la noticia a sus discipulos.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 6 En esto, Jesus les salio al encuentro y les dijo: "¡Dios os guarde!".
Y ellas, acercandose, se asieron de sus pies y le adoraron. Entonces les dijo Jesus:
"No temais. Id, avisad a mis hermanos que vayan a Galilea;
alli me veran".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 7 Al atardecer de aquel dia, el primero de la semana, estando cerradas
por miedo a los judios, las puertas del lugar donde se encontraban
los discipulos, se presento Jesus en medio de ellos y les dijo:
"La Paz este con ustedes".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 8 Dicho esto, les mostro las manos y el costado. Los discipulos se alegraron
de ver al Señor: Jesus les dijo otra vez: "La paz este con ustedes.
Como el Padre me envio, tambien yo os envio".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 9 Dicho esto, soplo sobre ellos y les dijo: "Recibid el Espiritu Santo".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
10 "A quienes perdoneis los pecados, les quedaran perdonados,
a quienes se los retengais, les quedan retenidos".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
Gloria al Padre y al Hijo y al Espiritu Santo
como era en un principio ahora y siempre,
por los siglos de los siglos,
YO SOY, YO SOY, YO SOY
 
Segundo misterio Glorioso: La ascension
 
Padre nuestro que estas en los cielos,
Santificado sea tu nombre, YO SOY,
YO SOY tu reino venido
YO SOY tu voluntad cumpliendose
YO SOY en la Tierra como YO SOY en el cielo
YO SOY quien da hoy el pan de cada dia a todos
YO SOY quien perdona a toda la vida hoy, tal como
YO SOY tambien toda vida perdonandome
YO SOY quien aparta a todo hombre de la tentacion
YO SOY quien libra a todo hombre de toda condicion perniciosa
YO SOY el reino
YO SOY el poder y
YO SOY la gloria de Dios en eterna e inmortal manifestacion
todo esto, YO SOY.
 
 1 "Asi esta escrito que el Cristo padeciera y resucitara de entre los muertos
al tercer dia y se predicara en su nombre la conversion para perdon
de los pecados a todas las naciones, empezando desde Jerusalen".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 2 "Ustedes sois testigos de estas cosas. Mirad, yo voy a enviar sobre ustedes
la Promesa de mi Padre. Por su parte permaneced en la ciudad
hasta que seais revestidos de poder desde lo alto.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 3 "Me ha sido dado todo el poder en el Cielo y en la Tierra"
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 4 "Id, pues y haced, discipulos a todas las gentes bautizandolos
en nombre del Padre, del Hijo y del Espiritu Santo, y enseñandoles
a guardar todo lo que yo os he mandado".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 5 "Y he aqui que yo estoy con ustedes todos los dias hasta el fin del mundo".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 6 "Recibireis la fuerza del Espiritu Santo, que vendra sobre ustedes,
y sereis mis testigos en Jerusalen, en toda Judea y Samaria,
y hasta los confines de la Tierra".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 7 Y dicho esto, fue levantado en presencia de ellos, y una nube le oculto a sus ojos.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 8 Estando ellos mirando fijamente al cielo mientras se iba,
se les aparecieron dos hombres vestidos de blanco que les dijeron:
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 9 "Galileos, ¿que haceis ahi mirando al cielo? Este que os ha sido llevado
este mismo Jesus, vendra asi tal como le han visto subir al cielo"
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
10 Ellos salieron a predicar por todas partes, colaborando el Señor con ellos
y confirmando la Palabra con las señales que la acompañaban.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
Gloria al Padre y al Hijo y al Espiritu Santo
como era en un principio ahora y siempre,
por los siglos de los siglos,
YO SOY, YO SOY, YO SOY
 
Tercer misterio Glorioso: La venida del Espiritu Santo
 
Padre nuestro que estas en los cielos,
Santificado sea tu nombre, YO SOY,
YO SOY tu reino venido
YO SOY tu voluntad cumpliendose
YO SOY en la Tierra como YO SOY en el cielo
YO SOY quien da hoy el pan de cada dia a todos
YO SOY quien perdona a toda la vida hoy, tal como
YO SOY tambien toda vida perdonandome
YO SOY quien aparta a todo hombre de la tentacion
YO SOY quien libra a todo hombre de toda condicion perniciosa
YO SOY el reino
YO SOY el poder y
YO SOY la gloria de Dios en eterna e inmortal manifestacion
todo esto, YO SOY.
 
 1 Al llegar el dia de Pentecostes, estaban todos reunidos en un mismo lugar.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 2 De repente vino del cielo una rafaga de viento impetuoso que lleno toda
la casa en la que se encontraban.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 3 Se le aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron
y se posaron sobre cada uno de ellos:
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 4 quedaron todos llenos del Espiritu Santo y se pusieron a hablar
en otras lenguas, segun el Espiritu les concedia expresarse.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 5 Al producirse aquel ruido la gente se congrego y se lleno de estupor
al oirles hablar cada uno en su propia lengua. Estupefactos y admirados
decian: "¿Es que no son los galileos todos estos que estan hablando?".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 6 Entonces Pedro, presentandose con los once, levanto la voz y les dijo:
"Judios y habitantes todos de Jerusalen: Que os quede esto bien claro
y prestad atencion a mis palabras: esto es lo que dijo el profeta Joel:
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 7 Sucedera en los ultimos dias, dice Dios: Derramare mi Espiritu sobre toda carne,
y profetizaran sus hijos y sus hijas; sus jovenes veran visiones
y sus ancianos soñaran sueños.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 8 Y yo sobre mis siervos y sobre mis siervas derramare mi espiritu:
"Y todo el que invoque el nombre del Señor se salvara".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 9 Pedro les contesto: "Convertios y que cada uno de ustedes
se haga bautizar en el nombre de Jesucristo, para remision de sus pecados;
y recibireis el don del Espiritu Santo, pues la Promesa es para ustedes
y para sus hijos, y para todos los que estan lejos, para cuantos
llame el Señor Dios nuestro".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
10 Los que acogieron su Palabra fueron bautizados. Aquel dia se les unieron unas tres mil almas.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
Gloria al Padre y al Hijo y al Espiritu Santo
como era en un principio ahora y siempre,
por los siglos de los siglos,
YO SOY, YO SOY, YO SOY
 
Cuarto misterio Glorioso: La gloria de la Mujer y el Niño Varon Divino
 
Padre nuestro que estas en los cielos,
Santificado sea tu nombre, YO SOY,
YO SOY tu reino venido
YO SOY tu voluntad cumpliendose
YO SOY en la Tierra como YO SOY en el cielo
YO SOY quien da hoy el pan de cada dia a todos
YO SOY quien perdona a toda la vida hoy, tal como
YO SOY tambien toda vida perdonandome
YO SOY quien aparta a todo hombre de la tentacion
YO SOY quien libra a todo hombre de toda condicion perniciosa
YO SOY el reino
YO SOY el poder y
YO SOY la gloria de Dios en eterna e inmortal manifestacion
todo esto, YO SOY.
 
 1 Una gran señal aparecio en el cielo: una mujer, vestida del sol,
con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza;
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 2 esta encinta, y grita con los dolores del parto y con el tormento de dar a luz.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 3 Y aparecio otra señal en el cielo: un gran dragon rojo, con siete cabezas
y diez cuernos, y sobre sus cabezas siete diademas.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 4 Su cola arrastra la tercera parte de las estrellas del cielo y las precipito
sobre la tierra. El dragon se detuvo delante de la Mujer que iba a dar a luz,
para devorar a su Hijo en cuanto lo diera a luz.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 5 La Mujer dio a luz un Hijo varon, el que ha de regir a todas las naciones
con cetro de hierro; y su hijo fue arrebatado hasta Dios y hasta su trono.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 6 Y la mujer huyo al desierto, donde tiene un lugar preparado por Dios
para ser alli alimentada mil doscientos sesenta dias.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 7 Entonces se entablo una batalla en el cielo: Miguel y sus Angeles
combatieron con el dragon. Tambien el dragon y sus angeles combatieron,
pero no prevalecieron y no hubo ya en el cielo lugar para ellos.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 8 Y fue arrojado el gran dragon, la serpiente antigua, el llamado Diablo
o Satanás, el seductor del mundo entero; fue arrojado a la tierra
y sus angeles fueron arrojados con el.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 9 Oi entonces una fuerte voz que decia en el cielo: "Ahora ha llegado
la salvacion, el poder y el reinado de nuestro Dios y la potestad de su Cristo,
porque ha sido arrojado el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba
dia y noche delante de nuestro Dios".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
10 "Ellos lo vencieron gracias a la sangre del Cordero y la palabra de testimonio
que dieron, porque despreciaron sus vidas ante la muerte"
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
Gloria al Padre y al Hijo y al Espiritu Santo
como era en un principio ahora y siempre,
por los siglos de los siglos,
YO SOY, YO SOY, YO SOY
 
Quinto misterio Glorioso: El triunfo de la Madre Divina
 
Padre nuestro que estas en los cielos,
Santificado sea tu nombre, YO SOY,
YO SOY tu reino venido
YO SOY tu voluntad cumpliendose
YO SOY en la Tierra como YO SOY en el cielo
YO SOY quien da hoy el pan de cada dia a todos
YO SOY quien perdona a toda la vida hoy, tal como
YO SOY tambien toda vida perdonandome
YO SOY quien aparta a todo hombre de la tentacion
YO SOY quien libra a todo hombre de toda condicion perniciosa
YO SOY el reino
YO SOY el poder y
YO SOY la gloria de Dios en eterna e inmortal manifestacion
todo esto, YO SOY.
 
 1 "Por eso regocijaos, cielos y los que en ellos habitais, ¡Ay de la tierra
del mar! Porque el Diablo ha bajado donde ustedes con gran furor,
sabiendo que le queda poco tiempo".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 2 Cuando el dragon vio que habia sido arrojado a la tierra, persiguio a la Mujer
que habia dado a luz al Hijo varon.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 3 Pero se le dieron a la Mujer las dos alas del aguila grande para volar al desierto,
a su lugar, lejos del Dragon donde tiene que ser alimentada un tiempo,
y dos tiempos, y medio tiempo.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 4 Entonces el dragon vomito de sus fauces como un rio de agua. Detras de la Mujer,
para arrastrarla con su corriente. Pero la tierra vino en auxilio de la Mujer:
abrio la tierra su boca y trago el rio vomitado de las fauces del dragon.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 5 Entonces despechado contra la Mujer, se fue a hacer la guerra al resto de sus hijos,
los que guardan los mandamientos de Dios y mantienen el testimonio de Jesus.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 6 Luego vi un cielo nuevo y una tierra nueva –porque el primer cielo
y la primera tierra desaparecieron, y el mar no existe ya. Y vi la Ciudad Santa
la nueva Jerusalen, que bajaba del cielo, de junto a Dios, engalanada como
una novia ataviada para su esposo.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 7 Y oi una fuerte voz que decia desde el trono: “Esta es la morada de Dios
con los hombres. Pondra su morada entre ellos y ellos seran su pueblo y El,
Dios-con-ellos, sera su Dios.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 8 Y enjuagara toda lagrima de sus ojos, y no habra ya muerte ni habra llanto,
ni gritos ni fatigas, porque el mundo viejo ha pasado”
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 9 Me dijo tambien: "Hecho esta; YO SOY el Alfa y la Omega,
el Principio y el Fin; al que tenga sed, yo le dare del manantial del agua
de la vida gratis".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
10 El Espiritu y la Novia dicen: " ¡Ven!" y el que oiga, diga: " ¡Ven!"
Y el que tenga sed, que se acerque, y el que quiera, reciba gratis agua de vida.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
Gloria al Padre y al Hijo y al Espiritu Santo
como era en un principio ahora y siempre,
por los siglos de los siglos,
YO SOY, YO SOY, YO SOY
 
¡Consumado esta!

Concluido este episodio de lucha YO SOY uno con la vida inmortal
serenamente yo estoy resucitando mis energías espirituales desde
la gran tesoreria del saber inmortal.

Los dias que conoci contigo ¡Oh Padre!
Antes de que el mundo fuera los dias del triunfo, cuando todos los pensamientos
de tu Ser se elevaban sobre las sempiternas colinas de la memoria cosmica
regresan una vez mas mientras medito en ti.

Cada dia, a medida que evoco tus recuerdos de los antiguos escritos
del amor inmortal, YO SOY quien se emociona de nuevo.

Maravillosos modelos de contemplacion me activan con la sabiduria
de tu esquema creativo tan cuidadosa y prodigiosamente estoy hecho
que nadie puede estropear tu diseño.

Nadie puede despojar la belleza de tu santidad,
nadie puede desalentar el latir de mi corazon con una expectacion
casi impetuosa de tu plenitud manifestada en mi.

¡Oh gran y glorioso Padre!

¿Como podria un pajarillo creado en jerarquica
bienaventuranza eludir tu atencion compasiva?

YO SOY de mayor valor que muchas aves y por tanto,
se que tus amorosos pensamientos llegan a mi diariamente
para consolarme en mi aparente soledad, para acrecentar mi valor,
elevar mis conceptos, exaltar mi caracter, inundar mi ser de virtud y poder,
sostener tu caliz de vida derramandose dentro de mi y morar en mi interior
para siempre en la cercania de tu presencia celestial.

No puedo fallar porque YO SOY tu mismo en accion en todas partes.

Cabalgo contigo sobre las olas y las crestas de la abundancia de las aguas.

Avanzo contigo en las ondulaciones de tus corrientes
atravesando las miles de colinas que componen la corteza terrestre.

Yo estoy vivo contigo en cada arbusto, flor y brizna de hierba
toda la naturaleza canta en ti y en mi porque somos uno.

YO SOY el que vive en los corazones de los oprimidos, elevandolos.

YO SOY la Ley exigiendo la verdad del Ser en el corazon de los orgullosos,
rebajando la creacion humana que hay en ellos y avivando la busqueda de tu realidad.

YO SOY la plena destreza de la gracia divina, el espiritu de santidad
que libera a todos los corazones de la esclavitud y los lleva a la Unidad.

¡Consumado esta!

Tu creacion perfecta esta dentro de mi.

Inmortalmente bella la beatitud del Ser no puede ser negada.

Como en ti mismo, habia en la morada de la realidad
para nunca mas caer en lo profano, tan solo conoce las maravillas
de la pureza y la victoria mas dentro de este fuego inmortal se agita
un modelo perfecto de misericordia y compasion que busca salvar para siempre
aquello que se ha perdido por haberse desviado
de la belleza de la realidad y la verdad.

¡YO SOY el Cristo vivo en accion eterna!

¡Consumado esta!

¡La muerte y los conceptos humanos no tienen poder en mi mundo!

Estoy sellado por designio de Dios con la plenitud de ese amor de Cristo,
que vence, trasciende y libera al mundo por el poder del tres por tres
hasta que todo el mundo sea victorioso en Dios

¡Ascendido en la Luz y libre!

¡Consumado esta!

La plenitud es la totalidad de Dios.

Dia tras dia un aumento de fuerza, devocion, vida, belleza y santidad se produce en mi
emanando desde la mas bella flor de mi ser, la rosa de Saron consagrada al Cristo
que abre sus petalos dentro de mi corazon,

¡Mi corazon es el corazon de Dios!

¡Mi corazon es el corazon del mundo!

¡Mi corazon es el corazon de Cristo en accion curativa!

He aqui, YO SOY el que esta siempre contigo hasta el fin cuando con la voz
del amor inmortal yo tambien diga:
¡Consumado esta!