1 Usuario online
Total visitas: 2439

 
Rosario de Maria para la Nueva Era
 
Señal de la Cruz
 
Los misterios de Enseñanzas: El segundo rayo: domingo por la mañana
 
Una llama es activa,
una llama es vital,
una llama es eterna.

¡YO SOY una llama divina de radiante amor
desde el corazon mismo de Dios en el Gran Sol Central,
que desciende del Maestro de la vida!

YO SOY el que esta saturado ahora con la suprema consciencia divina
y el conocimiento solar de los bienamados Helios y Vesta.

Peregrino en la Tierra, YO SOY quien camina diariamente
por la senda de victoria de los maestros ascendidos,
que me conduce a la eterna libertad

Por el poder del fuego sagrado hoy y siempre, manifestandose continuamente
en mis pensamientos, sentimientos y percepcion inmediata,
trascendiendo y transmutando todos los elementos de la Tierra
dentro de mis cuatro cuerpos inferiores
y liberandome por el poder del fuego sagrado
de esos focos de energia mal calificados dentro de mi ser.

¡YO SOY liberado ahora mismo de toda atadura,
a traves y mediante las corrientes de la llama divina
del fuego sagrado mismo, cuya accion ascendente me convierte
en Dios en manifestacion, Dios en accion,
Dios por direccion y Dios en consciencia!

¡YO SOY una llama activa!
¡YO SOY una llama vital!
¡YO SOY una llama eterna!
¡YO SOY una chispa de fuego que se expande
desde el Gran Sol Central, atrayendo hacia mi ahora todo rayo
de energía divina que necesito y que nunca puede ser calificada
de nuevo por lo humano, y me inunda con la luz
y la iluminacion divina de mil soles
para asumir la potestad y el gobierno supremo
por siempre dondequiera que YO SOY!

Donde YO SOY, ahi esta Dios tambien
sin separarme por siempre permanezco aumentando mi luz
con la sonrisa de su resplandor la plenitud de su amor,
la omnisciencia de su sabiduria y el poder de su vida eterna,
que automaticamente me eleva en alas de ascension de la victoria,
que han de retornarme al corazon de Dios de donde, en verdad,
¡YO SOY quien ha venido a cumplir la voluntad de Dios
y a manifestar vida abundante para todos!.
 
Padre nuestro que estas en los cielos,
Santificado sea tu nombre, YO SOY,
YO SOY tu reino venido
YO SOY tu voluntad cumpliendose
YO SOY en la Tierra como YO SOY en el cielo
YO SOY quien da hoy el pan de cada dia a todos
YO SOY quien perdona a toda la vida hoy, tal como
YO SOY tambien toda vida perdonandome
YO SOY quien aparta a todo hombre de la tentacion
YO SOY quien libra a todo hombre de toda condicion perniciosa
YO SOY el reino
YO SOY el poder y
YO SOY la gloria de Dios en eterna e inmortal manifestacion
todo esto, YO SOY.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
YO SOY, YO SOY, YO SOY
el aliento de fuego de Dios
desde el corazon de los amados Alfa y Omega
Este dia YO SOY el concepto inmaculado
expresandose donde quiera que voy.

Ahora YO SOY el que esta lleno de jubilo
porque YO SOY ahora la plena expresion del amor divino.

Mi amada YO SOY sellame ahora dentro del corazon mismo
del aliento de fuego de Dios en expansion
que su pureza, su integridad y su amor
se manifiesten donde quiera que yo este hoy y siempre.

¡Yo ACEPTO que esto se cumpla ahora mismo con pleno poder!
¡YO SOY esto cumplido ahora mismo con pleno poder!

YO SOY, YO SOY, YO SOY la vida de Dios expresando perfeccion
en toda forma y en todo momento.

Esto que pido para mi lo pido para todo hombre, mujer y niño de este planeta.
 
YO SOY la puerta que nadie puede cerrar
YO SOY la luz que ilumina a todo hombre que viene al mundo
YO SOY el camino
YO SOY la verdad
YO SOY la vida
YO SOY la resurreccion
YO SOY la Ascension en la luz
YO SOY el cumplimiento de todas mis necesidades y requisitos del momento
YO SOY abundante provision vertida sobre toda vida
YO SOY vista y oidos perfectos
YO SOY la manifiesta perfeccion del ser
YO SOY la ilimitada luz de Dios manifestada en todas partes
YO SOY la luz del Sanctasanctorum
YO SOY un hijo de Dios
YO SOY la luz en el santo monte de Dios.
 
Primer misterio de Enseñanza: Las bienaventuranzas
 
Padre nuestro que estas en los cielos,
Santificado sea tu nombre, YO SOY,
YO SOY tu reino venido
YO SOY tu voluntad cumpliendose
YO SOY en la Tierra como YO SOY en el cielo
YO SOY quien da hoy el pan de cada dia a todos
YO SOY quien perdona a toda la vida hoy, tal como
YO SOY tambien toda vida perdonandome
YO SOY quien aparta a todo hombre de la tentacion
YO SOY quien libra a todo hombre de toda condicion perniciosa
YO SOY el reino
YO SOY el poder y
YO SOY la gloria de Dios en eterna e inmortal manifestacion
todo esto, YO SOY.
 
 1 Viendo la muchedumbre, subio al monte se sento frente a sus discipulos
y se le acercaron. Y tomaron la palabra, les enseñaba diciendo:
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 2 "Bienaventurados los pobres de espiritu, porque de ellos
es el Reino de los cielos".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 3 "Bienaventurados los que lloran, porque ellos seran consolados".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 4 "Bienaventurados los mansos, porque ellos poseeran en herencia la Tierra".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 5 "Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia
porque ellos seran saciados".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 6 "Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzaran misericordia".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 7 "Bienaventurados los limpios de corazon, porque ellos veran a Dios".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 8 "Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos
seran llamados hijos de Dios".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 9 "Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia,
porque de ellos es el Reino de los Cielos".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
10 "Bienaventurados sereis cuando os injurien, y os persigan y
digan con mentira toda clase de mal contra ustedes por mi causa.
Alegraos y regocijaos, porque su recompensa sera grande en los Cielos;
pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a ustedes"
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
Gloria al Padre y al Hijo y al Espiritu Santo
como era en un principio ahora y siempre,
por los siglos de los siglos,
YO SOY, YO SOY, YO SOY
 
Segundo misterio de Enseñanza: La fiesta de bodas y el vestido de Bodas
 
Padre nuestro que estas en los cielos,
Santificado sea tu nombre, YO SOY,
YO SOY tu reino venido
YO SOY tu voluntad cumpliendose
YO SOY en la Tierra como YO SOY en el cielo
YO SOY quien da hoy el pan de cada dia a todos
YO SOY quien perdona a toda la vida hoy, tal como
YO SOY tambien toda vida perdonandome
YO SOY quien aparta a todo hombre de la tentacion
YO SOY quien libra a todo hombre de toda condicion perniciosa
YO SOY el reino
YO SOY el poder y
YO SOY la gloria de Dios en eterna e inmortal manifestacion
todo esto, YO SOY.
 
 1 "El Reino de los Cielos es semejante a un rey que celebro
el banquete de bodas de su hijo. Envio a sus siervos a llamar
a los invitados a la boda, pero no quisieron venir.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 2 Envio todavia a otros siervos con este encargo: Decid a los invitados:
"Mirad, mi banquete esta preparado, se han matado
ya mis novillos y animales cebados, y todo esta a punto:
venid a la boda".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 3 Pero ellos, sin hacer caso, se fueron uno a su campo, el otro a su negocio.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 4 Y los demas agarraron a los siervos, los escarnecieron y los mataron
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 5 Se airo el rey, y, enviando a sus tropas, dio muerte a aquellos homicidas
y prendio fuego a su ciudad.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 6 Entonces dice a sus siervos: "La boda esta preparada
pero los invitados no eran dignos.
Id, pues, a los cruces de los caminos y a cuantos
encontreis invitadlos a la boda".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 7 Los siervos salieron a los caminos, reunieron a todos los que encontraron,
malos y buenos, y la sala de bodas se lleno de comensales.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 8 Entro el rey a ver a los comensales, y al notar que habia alli uno
que no tenia traje de bodas, le dijo: "amigo, ¿como has
entrado aqui sin traje de bodas?" El se quedo callado.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 9 Entonces el rey dijo a los sirvientes: "Atadle de pies y manos y echadle
a las tinieblas de fuera; alli sera el llanto y el rechinar de dientes".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
10 Porque muchos son los llamados, mas pocos los escogidos.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
Gloria al Padre y al Hijo y al Espiritu Santo
como era en un principio ahora y siempre,
por los siglos de los siglos,
YO SOY, YO SOY, YO SOY
 
Tercer misterio de Enseñanza: El siervo inmisericorde
 
Padre nuestro que estas en los cielos,
Santificado sea tu nombre, YO SOY,
YO SOY tu reino venido
YO SOY tu voluntad cumpliendose
YO SOY en la Tierra como YO SOY en el cielo
YO SOY quien da hoy el pan de cada dia a todos
YO SOY quien perdona a toda la vida hoy, tal como
YO SOY tambien toda vida perdonandome
YO SOY quien aparta a todo hombre de la tentacion
YO SOY quien libra a todo hombre de toda condicion perniciosa
YO SOY el reino
YO SOY el poder y
YO SOY la gloria de Dios en eterna e inmortal manifestacion
todo esto, YO SOY.
 
 1 Por eso el Reino de los Cielos es semejante a un rey que quiso ajustar
cuentas con sus siervos. Al empezar a ajustarlas le fue presentado
a uno que le debia diez mil talentos.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 2 Como no tenia con que pagar, ordeno el señor que fuese vendido el,
su mujer y sus hijos y todo cuanto tenia y que le pagase.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 3 Entonces el siervo se echo a sus pies y postrado le decia: "Ten paciencia
conmigo, que todo te lo pagare".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 4 Movido por la compasion el señor de aquel siervo
le dejo en libertad y le perdono la deuda
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 5 Al salir de alli aquel siervo, se encontro con uno de sus compañeros,
que le debia cien denarios; le agarro y, ahogandole,
le decia: "Paga lo que debes".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 6 Su compañero, cayendo a sus pies,
le suplicaba: "Ten paciencia conmigo, que ya te lo pagare".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 7 Pero el no quiso, sino que fue y le echo a la carcel, hasta que pagase lo que debia.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 8 Al ver sus compañeros lo ocurrido, se entristecieron mucho
y fueron a contar a su señor todo lo sucedido.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 9 Su señor entonces le mando llamar y le dijo: "Siervo malvado,
yo te perdone a ti toda aquella deuda porque me lo suplicaste.
¿No debias tu tambien compadecerte de tu compañero,
del mismo modo que yo me compadeci de ti?".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
10 Y encolerizado su señor, le entrego a los verdugos hasta que pagase
todo lo que debia. Esto mismo hara con ustedes mi Padre Celestial,
si no perdonais de corazon cada uno a su hermano.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
Gloria al Padre y al Hijo y al Espiritu Santo
como era en un principio ahora y siempre,
por los siglos de los siglos,
YO SOY, YO SOY, YO SOY
 
Cuarto misterio de Enseñanza: Las diez virgenes
 
Padre nuestro que estas en los cielos,
Santificado sea tu nombre, YO SOY,
YO SOY tu reino venido
YO SOY tu voluntad cumpliendose
YO SOY en la Tierra como YO SOY en el cielo
YO SOY quien da hoy el pan de cada dia a todos
YO SOY quien perdona a toda la vida hoy, tal como
YO SOY tambien toda vida perdonandome
YO SOY quien aparta a todo hombre de la tentacion
YO SOY quien libra a todo hombre de toda condicion perniciosa
YO SOY el reino
YO SOY el poder y
YO SOY la gloria de Dios en eterna e inmortal manifestacion
todo esto, YO SOY.
 
 1 Entonces el Reino de los Cielos sera semejante a diez virgenes que,
con su lampara en la mano, salieron al encuentro del novio. Cinco de ellas
eran necias, y cinco prudentes.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 2 Las necias, en efecto, al tomar sus lamparas, no se proveyeron de aceite;
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 3 Las prudentes, en cambio junto con sus lamparas, tomaron aceite en las alcuzas.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 4 Como el novio tardaba, se adormilaron todas y se durmieron.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 5 Mas a medianoche se oyo un grito: "¡Ya esta aqui el novio¡
¡Salid a su encuentro!".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 6 Entonces todas aquellas virgenes se levantaron y arreglaron sus lamparas.
Y las necias dijeron a las prudentes: "Dadnos de su aceite,
que nuestras lamparas se apagan".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 7 Pero las prudentes replicaron: "No, no sea que no alcance
para nosotras y para vosotras; es mejor que vayais donde los vendedores
y os lo compreis".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 8 Mientras iban a comprarlo, llego el novio, y las que estaban preparadas
entraron con el al banquete de bodas, y se cerro la puerta.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 9 Mas tarde llegaron las otras virgenes diciendo:
"¡Señor, señor, abrenos!" Pero el respondio:
"En verdad os digo que no os conozco".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
10 Velad, pues, porque no sabeis ni el dia ni la hora
en que el Hijo del hombre ha de venir.
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
Gloria al Padre y al Hijo y al Espiritu Santo
como era en un principio ahora y siempre,
por los siglos de los siglos,
YO SOY, YO SOY, YO SOY
 
Quinto misterio de Enseñanza: El Trigo y la cizaña
 
Padre nuestro que estas en los cielos,
Santificado sea tu nombre, YO SOY,
YO SOY tu reino venido
YO SOY tu voluntad cumpliendose
YO SOY en la Tierra como YO SOY en el cielo
YO SOY quien da hoy el pan de cada dia a todos
YO SOY quien perdona a toda la vida hoy, tal como
YO SOY tambien toda vida perdonandome
YO SOY quien aparta a todo hombre de la tentacion
YO SOY quien libra a todo hombre de toda condicion perniciosa
YO SOY el reino
YO SOY el poder y
YO SOY la gloria de Dios en eterna e inmortal manifestacion
todo esto, YO SOY.
 
 1 Entonces despidio a la multitud y se fue a casa. Y se le acercaron sus discipulos
diciendo: "Explicanos la parabola de cizaña del campo"
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 2 "El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre, el campo es el mundo;
la buena semilla son los hijos del Reino; la cizaña son los hijos del Maligno"
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 3 "El enemigo que la sembro es el Diablo; la siega es el fin del mundo,
y los segadores son los angeles".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 4 "De la misma manera, pues que se recoge la cizaña
y se la quema en el fuego, asi sera el fin del mundo".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 5 "El Hijo del hombre enviara a sus angeles, que recogeran de su Reino
todos los escandalos y a los obradores de iniquidad".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 6 "Y los arrojaran en el horno de fuego; asi sera el llanto y
el rechinar de dientes".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 7 "Entonces los justos brillaran como el sol en el Reino de su Padre.
El que tenga oidos, que oiga".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 8 "Yo os aseguro: todo lo que ateis en la tierra quedara atado en el Cielo,
y todo lo que desateis en la Tierra quedara desatado en el Cielo"
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
 9 "Os aseguro tambien que, si dos de ustedes se ponen de acuerdo
en la Tierra para pedir algo, sea lo que fuere,
lo conseguiran de mi Padre que esta en los Cielos".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
10 "Porque donde estan dos o tres reunidos en mi nombre,
alli estoy yo en medio de ellos".
 
Ave Maria, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, madre de Dios ruega por nosotros
hijos e hijas de Dios ahora y en la hora de
nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
 
Gloria al Padre y al Hijo y al Espiritu Santo
como era en un principio ahora y siempre,
por los siglos de los siglos,
YO SOY, YO SOY, YO SOY
 
¡Consumado esta!

Concluido este episodio de lucha YO SOY uno con la vida inmortal
serenamente yo estoy resucitando mis energías espirituales desde
la gran tesoreria del saber inmortal.

Los dias que conoci contigo ¡Oh Padre!
Antes de que el mundo fuera los dias del triunfo, cuando todos los pensamientos
de tu Ser se elevaban sobre las sempiternas colinas de la memoria cosmica
regresan una vez mas mientras medito en ti.

Cada dia, a medida que evoco tus recuerdos de los antiguos escritos
del amor inmortal, YO SOY quien se emociona de nuevo.

Maravillosos modelos de contemplacion me activan con la sabiduria
de tu esquema creativo tan cuidadosa y prodigiosamente estoy hecho
que nadie puede estropear tu diseño.

Nadie puede despojar la belleza de tu santidad,
nadie puede desalentar el latir de mi corazon con una expectacion
casi impetuosa de tu plenitud manifestada en mi.

¡Oh gran y glorioso Padre!

¿Como podria un pajarillo creado en jerarquica
bienaventuranza eludir tu atencion compasiva?

YO SOY de mayor valor que muchas aves y por tanto,
se que tus amorosos pensamientos llegan a mi diariamente
para consolarme en mi aparente soledad, para acrecentar mi valor,
elevar mis conceptos, exaltar mi caracter, inundar mi ser de virtud y poder,
sostener tu caliz de vida derramandose dentro de mi y morar en mi interior
para siempre en la cercania de tu presencia celestial.

No puedo fallar porque YO SOY tu mismo en accion en todas partes.

Cabalgo contigo sobre las olas y las crestas de la abundancia de las aguas.

Avanzo contigo en las ondulaciones de tus corrientes
atravesando las miles de colinas que componen la corteza terrestre.

Yo estoy vivo contigo en cada arbusto, flor y brizna de hierba
toda la naturaleza canta en ti y en mi porque somos uno.

YO SOY el que vive en los corazones de los oprimidos, elevandolos.

YO SOY la Ley exigiendo la verdad del Ser en el corazon de los orgullosos,
rebajando la creacion humana que hay en ellos y avivando la busqueda de tu realidad.

YO SOY la plena destreza de la gracia divina, el espiritu de santidad
que libera a todos los corazones de la esclavitud y los lleva a la Unidad.

¡Consumado esta!

Tu creacion perfecta esta dentro de mi.

Inmortalmente bella la beatitud del Ser no puede ser negada.

Como en ti mismo, habia en la morada de la realidad
para nunca mas caer en lo profano, tan solo conoce las maravillas
de la pureza y la victoria mas dentro de este fuego inmortal se agita
un modelo perfecto de misericordia y compasion que busca salvar para siempre
aquello que se ha perdido por haberse desviado
de la belleza de la realidad y la verdad.

¡YO SOY el Cristo vivo en accion eterna!

¡Consumado esta!

¡La muerte y los conceptos humanos no tienen poder en mi mundo!

Estoy sellado por designio de Dios con la plenitud de ese amor de Cristo,
que vence, trasciende y libera al mundo por el poder del tres por tres
hasta que todo el mundo sea victorioso en Dios

¡Ascendido en la Luz y libre!

¡Consumado esta!

La plenitud es la totalidad de Dios.

Dia tras dia un aumento de fuerza, devocion, vida, belleza y santidad se produce en mi
emanando desde la mas bella flor de mi ser, la rosa de Saron consagrada al Cristo
que abre sus petalos dentro de mi corazon,

¡Mi corazon es el corazon de Dios!

¡Mi corazon es el corazon del mundo!

¡Mi corazon es el corazon de Cristo en accion curativa!

He aqui, YO SOY el que esta siempre contigo hasta el fin cuando con la voz
del amor inmortal yo tambien diga:
¡Consumado esta!